Lo que no te habían contado de tu Maravillosa Lengua Materna

 

 

 

 

Durante décadas la teoría más extendida sobre cómo adquirimos un nuevo idioma se basaba en la creencia de que no hay que hacer uso de nuestra lengua materna para explicar el funcionamiento de la lengua que estamos aprendiendo, incluso en la fase inicial de adquisición de ese nuevo idioma.

 

Esta creencia parte de la afirmación de que de adultos debemos de aprender idiomas de la misma forma en que aprendimos nuestra lengua materna.

 

Ahora bien, las últimas investigaciones en lingüística y neurociencia señalan una dirección muy diferente. Y es que, de adultos, nuestra adquisición del idioma es diferente, ya que nuestro cerebro también lo es.

 

Al alcanzar los 12 o 13 años, nuestro cerebro ya está formado, cambiando radicalmente la forma en que aprendemos un nuevo idioma.

De hecho, esto también se relaciona con la teoría en psicología sobre la forma en que se imprimen ciertas creencias limitantes en nuestro subconsciente en esta fase que va de la infancia a la adolescencia.

 

Esto convierte el aprendizaje de un nuevo idioma, una vez adultos, no solo en una experiencia fascinante sino en todo un viaje de autoconocimiento.

 

Un viaje, no solo para desaprender creencias limitantes sobre nosotros mismos, sino también para aprender que, el hecho de haber perdido agilidad mental (esa neuroplasticidad fascinante de las primeras etapas del desarrollo) se traduce en reprogramar nuestra mente y aplicar nuevas estrategias y, nos daremos cuenta de que nuestras capacidades siguen siendo infinitas.

 

 

Nos han colado que nunca vamos a aprender como cuando éramos niños y sí, somos más viejos, pero no más tontos. 

 

En realidad, la clave se encuentra en que la forma en que vamos a aprender un nuevo idioma, ya de adultos, debe ser diferente a la forma en que lo aprendíamos de pequeños.

Esta es una de las razones que explican la dificultad de muchos adultos, a diferencia de cuando adquirimos un idioma de pequeños, de hablar un segundo idioma sin ningún tipo de acento de nuestra lengua materna.

 

Si lo piensas, los niños bilingües hablan esos dos idiomas maternos con total naturalidad produciendo, sin ningún problema, los sonidos que han adquirido de forma intuitiva, tan solo con estar expuestos al idioma de sus padres.

 

Una vez pasada la barrera de los 13 años, esta habilidad se pierde y por mucho oído musical que tengamos, debemos de utilizar otras estrategias para ayudarnos a superar el nivel Intermedio de un Idioma y alcanzar una auténtica fluidez.

 

Piensa en cualquier extranjero que ya de adulto intenta pronunciar nuestra “ñ”, comprobarás cómo frunce el ceño y te mira con total incomprensión cuando tratas de explicarle lo fácil que es pronunciar ese sonido.

 

La diferencia es que tú lo aprendiste de niño, cuando tu cerebro tenía la neuroplasticidad de superman o superwoman y ahora, la cosa es algo diferente. No por ello peor, sino diferente.

 

De hecho, no te creas que los adultos tenemos todas las de perder, más bien todo lo contrario, y es que la ventaja que tenemos sobre los más peques es que ya contamos con un idioma materno.

 

Un completo y maravilloso sistema con todas sus estructuras gramaticales, vocabulario y sonidos específicos.

 

Este idioma materno es nuestro gran aliado, y desde Mrs Galifornia reivindicamos su relevancia, a diferencia de las tendencias o métodos anteriores, que lo desplazaban a un segundo plano.

 

De este modo, podemos aprender nuevos idiomas mucho más rápido, al relacionar y comparar nuestras estructuras gramaticales, sintaxis y vocabulario con el de nuestro idioma materno.

 

Si estás ya lejos de tu más tierna infancia y quieres adquirir fluidez en un nuevo idioma parte de esta base.

  • Prácticas que te pueden ayudar, en este sentido, son las de realizar traducciones directas e inversas, así como tratar de deducir las palabras por las raíz que comparten con tu Idioma Materno.

Eso sí, cuidado con los False Friends, que son precisamente palabras que son iguales que otras de nuestra lengua materna pero significan algo completamente diferente.

 

Otra de mis práctica favoritas es trabajar con música, y descomponer palabras que encuentras difíciles de pronunciar y crear tu propio Music Dictionary, partiendo de tu Idioma Materno.

 

Esto es parte de uno de mis programas de Active Listening con el que dar con las claves para hablar con total fluidez y naturalidad y sonar como un “Almost Bilingual”.

 

Muchos de nuestros actores más internacionales tienen precisamente este problema, alcanzan un nivel avanzado de Inglés pero no terminan de “pillar” la naturalidad del “acento” de esta “música tras las palabras”.

 

Así que muchos de los que tienen una carrera internacional, acaban relegados a los papeles de hispanos o latinos de por vida.

 

A diferencia de actores como Diane Kruger (alemana que pasa por americana sin problema) o, Alicia Vikander (sueca que clava el acento británico, el americano y el que le pongan por delante).

 

 

De hecho, Alicia explica en este clip cómo siendo sueca y sin hablar ni pizca de danés hizo uno de los papeles que lanzarían su carrera hablando en perfecto danés. En parte, por el gran parecido de ambas lenguas, lo que facilita que lo domine rápido y practicando a base de repetición. No me cabe duda de que, además de ser una actriz estupenda, su esfuerzo por clavar los acentos es una de las claves de su exitosa carrera internacional, así como de su bien merecido Oscar por la Chica Danesa. 

 

Tenemos que darnos cuenta que no se debe a nuestra torpeza con los idiomas, sino a que nadie nos había contado lo mágica y maravillosa que es nuestra propia lengua materna para ayudarnos a descifrar las claves de cómo clavar su acento con naturalidad.

 

**¡Para que vayas practicando te añado a continuación un mini Podcast con el audio en Inglés de parte de este texto y empieces a sacarle auténtico partido a tu Lengua Materna!**

Como práctica para comparar ambos idiomas, puedes empezar eligiendo un párrafo y traducirlo al inglés y después compararlo con mi traducción. 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *