Por Qué Todos Tenemos Oído Para los Idiomas.

 

You don’t need bigger ears to better listen

You just need to be still

Focus

Be one with the sound

 

 

 

Muchas personas consideran que tener oído musical es un talento especial con el que se nace y, si bien puede haber talento musical inherente, el oído musical tiene más que ver con la atención plena que estamos prestando a lo que escuchamos. En este sentido, nuestro oído musical y el mindfulness aplicado a la escucha se convierten en una y la misma cosa. 

 

De esta manera, aplicando los múltiples beneficios del Mindfulness en nuestras prácticas de Listening conseguiremos dar un cambio radical en nuestra forma de escuchar. Y es que, si bien empezar un hábito de Inmersión es clave para adquirir la fluidez en un Segundo Idioma, si carecemos de las estrategias adecuadas para desarrollar nuestro oído musical como adultos nos quedaremos en la mitad del camino. 

 

Cuántas veces oímos pero no escuchamos. Cuántas veces creemos entender las palabras pero perdemos su sentido. Una de las cosas más fascinantes de aprender un idioma es la de comprobar cómo esos sonidos incomprensibles van tomando forma. Es como si esculpiéramos las palabras en el aire para irles dando su sentido. 

 

En inglés a algo incomprensible se le denominan «Mumbo Jumbo» y es aceptando esa confusión sonora y exponiéndonos a ella sin miedo cómo empezara a darle sentido. 

 

El Inglés es un Idioma con un sentido rítmico fascinante. No es de extrañar que sea el idioma perfecto para la música y que quienes se desviven por escuchar música en Inglés mejoren su nivel de forma considerable frente a quienes no entienden de música en este idioma. 

 

Si eres de los que desconocen grupos en Inglés, va siendo hora de que empieces a enamorarte de las melodías y letras de estos músicos. Escuchar fragmentos de canciones para empezar a sentir el ritmo, la melodía y el tono con la que los cantantes mueven las palabras en las ondas de sonido. 

 

Los cantantes emplean su voz como instrumento, esculpen la música en el aire, a medida que inhalan y exhalan ritmo y golpes de sonido en forma de palabras. 

 

Es la magia de los grandes crooners desde las voces negras de Neil Amstrong y Nina Simone a Frank Sinatra pasando por Elvis o Johnny Cash. Los solistas son de los mejores referentes para mejorar tu Inglés y más si elaboran letras a modo de historias como lo hace Bob Dylan o Patti Smith. De hecho Patti Smith quería ser poeta en sus inicios y a Dylan le han concedido recientemente el Nobel de Literatura. 

 

 

En qué consiste en Mindful Listening

La idea es que elijáis un espacio tranquilo donde nadie os moleste y que escuchéis el fragmento de una canción prestando atención plena.

 Se trata de una práctica de Mindfulness, con lo que tenemos que traer nuestra plena consciencia al momento presente. 

Puede que, al tiempo que estás escuchando, sientas que te llegan pensamientos, no los juzgues, tan solo acéptalos y déjalos pasar, es normal que al hacer este tipo de prácticas tengamos expectativas de entenderlo todo a la perfección y que nos impacientemos.

Esto forma parte de la propia práctica, con el tiempo se nos irá dando cada vez mejor.

 

Si bien, lo interesante aquí es tu capacidad de quedarte en el momento presente y perderte en el sonido.

 

Practica un poco cada día y repite a modo de mantra el fragmento de la canción que más te guste, ya sea por el significado de la letra o por su melodía. 

A través de la repetición y la imitación de ese sonido de forma continuada iremos integrando esta realidad sonora que, en el caso del Inglés, es increíblemente orgánica. 

La idea es que nos vayamos enamorando del sonido y que permanezcamos con él, es entonces, cuando realmente empiezas a escuchar. 

Te sorprenderá la paleta de sonidos que empezarás a diferenciar. 

Empiezas a distinguir el sonido de cada vocal, de cada palabra al conectarse con la que le sigue o precede. 

En las letras de las canciones también tenemos la rima, que nos ayudará a distinguir un específico fonema. 

Ese golpe de sonido que suena igual en diferentes palabras como es el /today/ y /pain/ de esta canción de Johnny Cash. 

Las películas que convierten el sonido en un personaje más de la historia son un buen ejemplo de cómo a veces nos perdemos detalles sonoros por no pararnos a escuchar con atención plena.

 

En «A Quiet Place» nos cuentan la historia de una realidad en la que sus personajes viven en total silencio y se lleva la atención plena a cada golpe de sonido,los detalles del solido se dividen en fragmentos, sonidos a los que no solemos prestar atención por estar distraídos por esa Monkey Mind que nos aleja del momento presente.

 

Se trata de fundirnos con esos sonidos y percibirlos de un modo completamente nuevo. 

 

No se trata de escuchar una canción, se trata de que seas la canción.

 

Esta es la clave para que tu Oído Musical se desarrollo a una velocidad de vértigo y, con ello, los beneficios en la comprensión, la escucha y la pronunciación en Inglés vendrán de la mano. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *